Los mejores planes afterwork

Los mejores planes afterwork son aquellos que siempre se les deja un momento para la improvisación, al menos así opinan los participantes del Escorts Mobile World Congress.

 

A finales de los años 80 había conocidos afterhours en Madrid, Barcelona, Ibiza y Alicante. Por nombrar algunos podríamos decir Attica, toda una institución en la capital española, ‘KGB’ el primer gran afterhour que tuvo la ciudad de Barcelona, Psicodromo que solía abrir durante 20 horas seguidas antes que las olimpiadas de Barcelona terminaran con él, en Ibiza Ku o Space Ibiza inaugurados en 1986 y 1989; en Alicante seguían la fiesta en Mana Mana o Terapia.

Los parkings fueron importantes para los after hours: la mayoría eran de tierra y tenían una actividad frenética, los coches siempre tenían música puesta de los cassettes que regalaban las principales discotecas, la gente bailando y botando en masa alrededor y encima de ellos, otros relajando, descansando, durmiendo, gente que venía, que se iba, coches para un lado para el otro, gente bebiendo, haciendo una paella con los amigos, o simplemente haciendo tiempo para otra sala, era algo muy impactante. Por aquel entonces el concepto rave quedaba lejos, pero lo que estaba haciendo esa gente era crear una tendencia, un movimiento que años más tarde se pondría de moda, las raves.