La actuación es positiva para la salud mental y física de todos

En una escuela superior de arte dramático como la Fundación Shakespeare, por ejemplo, el entrenamiento de los actores es muy fuerte. Hay que hacer mucho ejercicio, hay que llevar una dieta saludable, tener cuidado con los excesos, y practicar mucho lo aprendido. Sin embargo, a pesar del fuerte entrenamiento que realizan en esta escuela y otras de su clase, conozco a varios estudiantes que lo agradecen. Muchos de ellos me han dicho que gracias a ese entrenamiento y práctica sistemática, su salud es muy buena y tienen una mejor disposición ante la vida. Es cierto que algunos se frustran porque no alcanzan grandes papeles ni se convierten en estrellas de Hollywood, pero también hay otros que son felices haciendo teatro en sus provincias. Hay de todo en la viña del Señor, ¿verdad?

En fin, que la actuación puede reportar muchos beneficios si sabes cómo manejarla. Si haces tu entrenamiento correctamente, estudias lo que te enseñan tus profesores, y a eso le agregas un talento natural, pues tendrás mucha suerte en tu carrera. Eso sí, no te dejes llevar por la fama, la humildad es el mejor premio.