Deja que tu paladar saboree nuevos y desconocidos alimentos

Hay personas que por lo que sea son más reticentes a probar nuevos alimentos. Por ejemplo, mi amiga Laura. Ella siempre que vamos de viaje se dedica a pedir lo mismo de siempre y yo le digo que no tiene sentido. Si estás en otra región, tendrás que probar los platos típicos. ¿O no? Pues nada, ella no lo entiende. Y yo creo que cuando se haga vieja se va a arrepentir de todo lo que está dejando de probar porque degustar nuevos alimentos es una experiencia única. Aunque luego no te gusten o nunca más vuelvas a comerlos, al menos ya sabes a qué saben.

A mí me encana probar nuevas cosas. Y lo mejor es que hoy en día ni siquiera hace falta viajar para hacerlo. El otro día fui a un restaurante Sevilla en el que tenían una carta con diversos platos orientales que estaban riquísimos.

Solo es cuestión de que tengas ganas e interés por disfrutar de la gastronomía. Yo no quiero el día de mañana decirles a mis nietos que no hice algo, al contrario, quiero contarles decenas de batallitas sobre todos los sabores y alimentos que probé.